martes, octubre 20, 2009


Y descubrir que en la proximidad de los cuerpos se acuna la fantasía; Que a solo trece centímetros de su brazo acecha mi brazo: larga lengua de impunidad y deseo, único quien pudiera tocarla, invadirla, ahogarla en su jugo de belleza hipnótica y de golpe está más cerca y solo nos divide su encanto. Y duele verla contorneada de tanta realidad, por que mis hilos de devoción se me caen de la boca, se fugan por mis ojos. Y caeré, caeré, caeré... a mirarla otra vez: se parece a Dios cuándo ríe, es el momento exacto de la maduración de los pimpollos, el olor a pájaro acariciado de Alejandra. Sus rodillas se asoman entre medio de pliegues de géneros sutiles, su blusa dócil acepta la voluntad de sus formas... y de pronto, aquel movimiento brusco me convierte en Reina al permitir que las pieles se encuentren en un eléctrico roce... y y vuelvo a caer, esta vez en su cama, en mis fantasías.

Sus manos sujetan un fantasma.
Y ahora se levanta, se levanta a mi lado.
Por que antes se ha sentado, como una paloma que reposa, y me ha enseñado la eternidad de sus muslos claros y suaves y cítricos, por que supongo, escalando hasta la convicción, que son suaves y cítricos.
Hace un instante, hace esos trece centímetros de la vuelta que da la Tierra al Sol, ella respiraba pasiva a mi lado, con sus ojos de almendra, con unos ojos de ninguna.
Se levanta, como decía, para alejarse y pretender que me olvide de ella. Y de sus pómulos y de sus plumas blancas. Se aleja, con el fantasma aun en sus manos, se olvidará de soltarlo tal vez.

3 comentarios:

Winter Confessions dijo...

Siempre nuestro amor lo clasificamos como Dios. Es curioso, pero me encanta.
Y escribís muy lindo :)
Sí, el actor de Cashback es muy lindo, muy tierno ♥ Y con todo lo que decía más, me enamoraba el personaje; lo único que me desilusionó es que apenas lo vi dije "Uh, es el Capitán de Quidditch en Harry Potter" Y odio reconocer a los actores por películas demasiado comerciales como es Harry (aunque me encanten, eh!).
Yo soy super fanática de Burton, me encantan todas sus películas.
Y Janis y Regina tienen LA voz.
Un beso enorme.

Be dijo...

es verdad! es el de Harry Potter! sabía que lo conocía de algun lado!
Tengo la ventanitas de comentarios abierta aca escribiendote, y al lado tengo la carilla de tu perfil de blog....acabo de leer que te consideras una empedernida escritora y fotógrafa de momentos sombríos.... yo me considero lo mismo, solo que amplio el encuadre, y me considero alguien que escribe y fotografía muy parecido: en ambas pasiones, el interés principal es contar algo. Mi escritura está salpicada todo el tiempo por la fotografía (que es lo que más me gusta hacer), por que todo el tiempo escribo y detallo imágenes, "fotografío", de otra manera.
Además te cuento que son las once menos veinte de la mañana, estoy en mi casa recien levantada y bañada, llueve (amo la lluvia), no tengo mucho para hacer el dia de hoy (me cancelaron todas las clases que en la facultad), mi novio debe estar trabajando pero no esta conectado asi que no lo puedo molestar, y la verdad, deseo fervientemente que aparezca alguien desde abajo de este escritorio diciendo "hey! yo tambien estoy al pedo! por que no vamos a fumarnos algo por ahi, o no! por que no vamos a patinar sobre hielo? o no! por que no vamos al cine?"...
sería genial.
suelo inventarme duendes. en mi cuarto hay uno que se llama Shandi, que me esconde medias y bombachas. LO JU-RO.
y vos?
y tus duendes?

:)

Winter Confessions dijo...

A mí me encanta detallar todo también, como para que mientras el lector lee mis escritos se imagine todo más allá de las palabras, es genial...
Yo también estoy al pedo, digamos, terminando de mirar la primer temporada de la serie "Skins" (te la recomiendo) y pensando que me tengo que ir a la re mierda de la escuela a las doce y no tengo ni la más puta gana.
La lluvia es genial, me encanta ♥ Me pone de buen humor, qué sé yo.
Al fin encuentro a alguien que también conoce duendes. El mío habita en mi conciencia (algo parecido a Pepe Grillo en Pinocho) y se llama Eisenheim. Un beso, B.