martes, junio 10, 2008

Saltar














































La vida es por instantes. La conciencia de cada uno se aloja en pequeños o largos lapsos pero que SIEMPRE tienen un principio y un final. Para contar nuestra vida, solo contamos con recuerdos, anécdotas, momentos aislados que quedan inmortalizados en la mente. Es imposible encapsular toda la vida literal en un solo relato. Y eso es contra lo que todos los días, necios, todos luchamos. No lo aceptamos, no nos gusta la idea de perdernos en las situaciones o de no acordarnoslas. Ahora, yo pienso, ¿cuántas cosas me pasaron que no registro? ¿cuántas realmente?. ¿Acaso pasaronme muchas cosas o acaso no tantas y todas las que recuerdo son las que viví?. Lo DUDO, lo DUDO enormemente.
Que no se pare de vivir, que no se viva preocupado por que el vivir no queda del todo registrado. No podriamos vivir si todo estuviera registrado, son demasiadas cosas, demasiados segundos, demasiada respiracion para almacenar en el recuerdo. El no recordar todo, nos ayuda a vivir un poco menos preocupados, es lo que nos da la cuota de ignorancia que necesitamos para no enfermarnos de risa, de llanto, de celos, de cansancio, de olvido. Es el contrapeso de las cosas, de la conciencia. Inconsciente,por momentos, y feliz de serlo a veces.
gran fin de semana, gran gran.















































1 comentarios:

Cristian dijo...

Al menos tus palabras ya quedaron registradas aquí (¿lo puedes ver?), no sé por cuánto tiempo, no sé por cuántos caminos. Un gusto leerte. A-dios